Hoy amanecemos aturdidos y con legañas. Y es que viajar desde China y despertar al otro lado del mundo en España no es fácil, sobre todo si viajas a un país tan diferente al tuyo. Pero esto no nos quita las ganas de desayunar, vestirnos y lanzarnos a la calle para seguir recorriendo las calles de Valladolid junto con Shu, Yhu y Rafa.

Comenzamos explorando el precioso centro histórico de Valladolid, una ruta llena de rincones con encanto e historia, como son el Palacio de Pimentel o el Palacio de los Marqueses de Valverde, además del Museo de Arte Contemporáneo Español o el Museo Nacional de Escultura. No podemos acabar este agradable paseo sin visitar la Plaza Mayor, una de las más grandes de España, rodeada de hermosos soportales con columnas.

Se nos abre el apetito después de tanto caminar, así que decidimos obedecer nuestras tentaciones y visitar el Restaurante Trigo. Nos habían hablado muy bien del restaurante y no queríamos perder la oportunidad de probar la mejor gastronomía pucelana en este emblemático establecimiento con reciente estrella Michelín. Comer en Trigo resultó ser una experiencia nueva, su cocina de base tradicional se renueva con la maestria del chef Víctor Martín y la sumiller Noemí Martínez.

Con buen sabor de boca, hemos decidido continuar nuestro viaje con una propuesta cultural. Resulta que estos días se está celebrando el Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid. Arte y calle para una tarde de primavera ¡Qué más podemos pedir! Nos sentamos, nos relajamos y disfrutamos de una tarde de espectáculo.

Hoy ha sido un día inolvidable ¡y tan solo es el segundo día de viaje! Es increíble todo lo que puede pasar si te atreves a ir a lugares desconocidos, conocer a personas diferentes y experimentar emociones distintas, ¿no os parece?

No Comments

Leave a Comment